domingo, 3 de septiembre de 2017

COPENHAGUE,REINA DE DINAMARCA

DICEN DE ELLA QUE ES LA CIUDAD MAS FELIZ DEL MUNDO.
P.D (en mi viaje a Copenhague yo estuve muy feliz)

Copenhague tiene uno de los niveles de vida más altos del mundo, pero el bienestar en este país no se exhibe de forma ostentosa ni se traduce en objetos de lujo, sino que se respira una agradable sensación de confort y felicidad basada en saber disfrutar de la vida a base de planes sencillos y relajados, en soledad o buena compañía. Los daneses lo llaman hygge.
Los habitantes de Copenhague van en bicicleta a todas partes, hacen las compras, salen de noche y hasta visitan a sus amigos en bicicleta. Como visitante de la ciudad, es muy fácil subirse a una e ir en bicicleta con los demás, gracias a las revolucionarias bicis gratis que la ciudad de Copenhague

Copenhague es una de las ciudades más verdes del mundo y en ella siempre estarás cerca de un parque en el que relajarte. No sólo encontrarás hermosos parques el Jardín del Rey (Kongens Have) en el patio del Palacio de Rosenborg y el Jardín Frederiksberg (Have), sino que un corto paseo en bici hacia el norte o el sur de la ciudad te acercará a paisajes de naturaleza virgen.


Copenhague, con sus tortuosas calles de la ciudad vieja, los magníficos palacios reales, los edificios vanguardistas y las más nuevas atracciones, es la combinación perfecta entre la tradición y la modernidad.                                    
                                      

Nyhavn es la visita imprescindible de cualquier viaje a Copenhague y hay que partir de aquí para descubrir no solo la ciudad y sus calles, sino también su “alma hyggelig”.

CHRISTIANIA
Llena de color y controvertida, Christiania es mucho más que un simple barrio: es un estilo de vida. Sin duda, una visita que no te puedes perder cuando estés en Copenhague.

En 1971, un área militar abandonada en el barrio de Christianshavn fue tomada por okupas. Se reclamó la zona como una ciudad libre, libre de impuestos y administrada por sus propias leyes.
Christiania es una verdadera experiencia, una mezcolanza de almacenes, chozas y casas, coloridos murales y esculturas al aire libre. Los visitantes son bienvenidos a pasear por los alrededores de Christiania, y a comer y beber en los cafés de la zona, restaurantes y bares.
Es importante que leas los carteles sobre las normas que encontrarás al entrar en Christiania. En estos carteles, constatarás que hay normas que prohíben correr o hablar por el móvil en Christiania. De la misma manera, en Christiania está prohibido hacer fotos o grabar vídeos.

2 comentarios:

Anaximandro dijo...

Visité hace unos diez años esta ciudad, y por supuesto su famoso barrio, y me llevé una excelente sensación de su manera de vivir. Tu reportaje es magnífico, con esos super angulares que nos dan una visión muy original de la ciudad.
Un abrazo.

VENTANA DE FOTO dijo...

No hace falta tener una gran fortuna, para gozar de felicidad. La felicidad está en la serenidad de espíritu que te ha proporcionado esta hermosa nación. Esa belleza de tus imágenes, contemplada en directo es una buena fuente de felicidad.

Besos